Child Physiotherapy


Javier Licona

Comenzé a ejercer la fisiatría después de intentar con la acupuntura, pasando un largo periodo de aprendizaje, estudio y entrenamiento. El principal motivador fue mi temprana práctica en artes marciales con mis maestros Ramón Yee y Takeda Iwadare con quienes estudie kenpo y el estilo Wu de Tia Chi Chuan respectivamente. Ya entonces me orientaba al cuestionamiento de la cura por medio de las técnicas utilizadas en las formas y contactos que formaban mecanismos auto reguladores que aventajaban y superaban la medicina convencional, con ese sentimiento aprendí a sentir y comprender el potencial del contacto. Cuando termine mis estudios profesionales jamas subestime la calidad y profundidad de las artes marciales para este fin, cuando en vez de utilizarlas para golpear todos y cada unos de los puntos vulnerables de ese arduo estudio comence a utilizarlos para la cura del dolor entre mis semejantes.

Durante estos 30 años de práctica añadi el conocimiento de mis ancestros en las técnicas árabes que mi abuelo y mi familia me enseñaron. Creando con ellos el privilegio de conocer y ayudar a miles de pacientes con una proyección internacional. En mis años en la Ciudad de México pude concretar mi cercanía con otros grandes profesionales atesorando secretos que cortaban el camino del dolor miogénico. Con casi dos décadas de atender en Cancún he logrado arraigar una reputación con la humildad, el carácter de aceptar que no todos los casos se solucionan por diversos motivos principalmente la falta de reposo y las indicaciones dadas al paciente o al incumplimiento completo de sus sesiones en el tratamiento.

Cada persona es diferente en su metabolismo y por tanto reacciona distinto pero eso no es un impedimento para lograr si se lo propone la cura de sus limitaciones funcionales del músculo, tendón y ligamiento colaborando con otros colegas y compañeros de profesión y con el cuadro multidisciplinario de médicos, pacientes que me conocen. A quienes agradezco infinitamente su confianza y cariño tanto a mi labor como a mi persona y mi familia.